jueves, 10 de enero de 2013

Credo veneciano



El muchacho vestía una sudadera con capucha que le cubría la cabeza. Entró en el café Florian, en la plaza de San Marcos: "Sorpréndame con una de sus especialidades", pidió al camarero de blanca librea. El camarero trajo en la bandeja un botellín blanco en cuya  etiqueta se leía: Crema de Asesinos. Vertió con elegancia la crema frambuesa en la taza. Los músicos interpretaban La Consagración de la Primavera. El muchacho le dio vueltas con la cucharilla, aspiró el aroma y se bebió la taza de un trago. La transformación no se hizo esperar: se levantó, hincó su rodilla en tierra, e inclinó su cabeza en sumisa reverencia a los pies del camarero. El camarero le entregó la espada. Él la ciñó en su cinto y caminó con sus rudas botas hacia la salida del café.
Las palomas de la plaza se espantaron a su paso, mientras las campanas de San Marcos celebraban el nacimiento de un nuevo Assasin’s Cream.





* * *

Para mi hijo, sus Assasin's Creed y los Assasin´s Cream de su padre...

9 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Como debe ser un gran comercial en video, te vende el producto.

Luisa Hurtado González dijo...

He estado de susto en susto, por el registro más que nada. Me ha encantado, pero mucho. Y es que no todos los días nace un asesino, un vengador, un antihéroe. Muy de comic, muy de juego de ordenador. Muy visual.

Tienes más?

Amando García Nuño dijo...

Yo le vi un rato después en la misma plaza, sentado y sonriente.Al parecer, la crema estaba caducada.
Ahora era un tipo bondadoso, pura escoria. Es lo que pasa con todo eso del consumo preferente.
Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Con lo de "Assasins Cream" me has robado una buena carcajada, Puri.

No conozco el juego más que por los anuncios de publicidad, pero tú pareces experta.

Un abrazo,

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Emocionante y bonito, muy bonito este relato. Tu hijo estará satisfecho.
he disfrutados tus cin despojos de Rec mucho.
Encantada.
Besicos muchos.

Puri dijo...

Carls, cómpralo, por favor...

Luisa esto es culpa de los jueguecitos de mi hijo. De este estilo creo que no tengo más. Es impresionante ver a los Assassins trepando por las paredes de los palacios venecianos.

Armando, en el café Florian no corren el riesgo de ponerte una crema caducada. El segundo capítulo sigue así:
"Al llegar a los pies de la torre del Reloj, comenzó a trepar como una araña por su fachada renacentista. A horcajadas sobre el león, cabalgó en la noche hacia la media luna."

Pedro, veo que conoces un poco el juego. Todo vino de que el padre los llamó "Assassins Cream" ante la carcajada general de mis dos hijos, mi hija me retó a que escribiera una historia sobre eso. Esperaba esa sonrisa de los que os suena el jueguecito.

Casa Encendida, a mis hijos les gustó. Gracias por venir por aquí, vuelve siempre que quieras.

Rocío Romero dijo...

Jajaj, aceptaste el reto de tu hija y saliste airosa ¡qué bueno!
A mí sí que me suena el juego, mi hijo lo pide porque lo tiene algún amigo pero no me parece para su edad ;-)
Y dile a tu hija de mi parte... que tiene más abandonado su blog que yo el mío y mira que... ;-)
Besitos de año nuevo

Puri dijo...

Hola Rocío, mi hijo empezó a jugar con los Assasins a los 12 años. A mí lo que me impresionan es la magnífixa ambientación, es muy divertido verlos trepar por los palacios venecianos. En cuanto al blog de mi hija está más que abandonado, le salen telarañas y todo. Pero ya sabes, eso de la constancia es difícil... Y eso que ella tiene más tiempo que tú, por supuesto.
Besos y feliz año!!!

Luisa Hurtado González dijo...

Vengo de casa de Raquel (Piel de Retales) con un relevo a cuestas. Ha publicado una imagen que... te viene como anillo al dedo, de verdad.

Ya te estoy esperando, y no es por hacerte la rosca. Sabes que no.

La imagen la encontrarás aquí:
http://pielderetales.blogspot.com.es/2013/01/fragilidad-carrera-verde.html

Y después la devolverás el relevo, poco más o menos.

Ya sabes, ¿verdad?, que tienes tiempo más que de sobra. Disfrutalo.

Besotes, Luisa