viernes, 4 de febrero de 2011

Libros en el Sahara


Hubo una vez un grupo de escritores españoles que viajaron al desierto. Encontraron allí un pueblo olvidado que vivía en jaimas sobre un lecho de piedras y arena, y bajo un cielo lleno de estrellas. Con sorpresa descubrieron que ese pueblo hablaba también su misma lengua. En las jaimas siempre había familias que invitaban a tomar un té y a escuchar sus historias. Historias llenas de nostalgia por un mar azul que aquellas gentes se vieron obligadas a abandonar para cambiarlo por aquel mar de arena. Los escritores tenían para esas gentes un gran tesosoro: sus libros. Compartían sus libros y sus relatos, sobre todo con los niños que estaban deseosos de escuchar cuentos, de leer...
Aquellos escritores, cuando volvieron a su país, hablaron de este lugar perdido en el desierto donde los niños estaban sedientos de libros. Llevaron esta historia por muchos colegios y un niño propuso: ¿Y por qué no lleváis un bibliobus al desierto? Un autobús lleno de libros, que recorra los campamentos.

Aquella idea floreció en el corazón de los escritores y con ayuda de los niños y de gentes importantes consiguieron aquel autobús y encontraron más personas que se unieron a su sueño. Fue así como un torrente de libros llegó hasta los niños del desierto, en una corriente llena de amor y solidaridad.
Al bibliobus lo llamaron Bubisher. El bubisher es el nombre de un pájaro que, según las leyendas africanas, es portador de buenas noticias.
Pronto el bibliobus se quedó pequeño. Entonces nació la idea de crear una biblioteca. ¿Pero cómo iban a construir una biblioteca? Ellos solo sabían escribir libros. Y pensaron que podrían construir una biblioteca en la que cada ladrillo fuera un libro. Libros convertidos en ladrillos. Ladrillos que luego serían libros. Era un sueño que parecía posible de alcanzar.
Esa biblioteca ya se está construyendo. Se encuentra en Smara, un campamento de refugiados del Sahara. Las paredes van subiendo, van creando un espacio para los libros, para los cuentos... Por el día los ladrillos arden bajo el sol del desierto. En la noche los ladrillos se enfrían con el titilar de las estrellas. Esos ladrillos llevarán el sol y las estrellas, los libros de los escritores, los corazones de todos los que pongan un granito de arena en este desierto para contar cuentos, para crear esperanza, para dar la palabra a un pueblo olvidado.
Ahora nos toca llenar esa biblioteca de libros, de niños y de voluntarios. Ahora te toca a tí. Ven a Bubisher. Ayúdanos a volar con él y a llevar muchas buenas noticias y cuentos a los niños saharauis.




* * * * *

Obras de la biblioteca en el campamento de Smara


El escritor Gonzalo Moure estuvo en Zaragoza el 1 de Febrero en la librería "Portadores de sueños", presentando el proyecto Bubisher. Vimos el inicio de las obras de la futura biblioteca y soñamos con todos los libros que un día estarían acogidos bajo sus ladrillos. Conocimos a voluntarios que han estado en los campamentos leyendo con los niños, y nos contaron sus experiencias.


Si quieres saber más sobre Bubisher, pincha aquí.



Tú también puedes participar en este proyecto de muchas maneras:


- apadrinando libros (comprar libros que serán enviados allí)


- haciéndote socio de la asociación escritores por el sahara


- participando como voluntario de animación a la lectura con los niños de los campamentos


- y todo lo que se te ocurra...



En letras-en-el-Sahara también encontrarás muy bien explicado cómo contribuir en este proyecto.


La siguiente idea para conseguir fondos para el Bubisher es editar libros, cada libro llevará la obra de un autor español y un saharaui. Los beneficios generados por la venta de estos libros se destinarán a financiar la biblioteca. Una biblioteca sostenida por libros, una biblioteca que crece con la venta de libros, ¿no es la idea más bonita y lógica para una biblioteca? Libros que hacen libros. Pero aquí solo estamos en el principio de la idea. Seguiremos informando...



Pincha aquí para más información sobre la presentación en Zaragoza

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde el Bubi, con emoción, vemos tu página. Y sabemos que este es el camino. Y no solo para el proyecto, sino para "los" proyectos, para todo lo que significa enlazar, unir, crecer. La red puede ser maravillosa. Y más cuando antes, o después, los "enredados" se dan un buen abrazo nada virtual. Gracias, Puri: ahora, el Bubi es un poco de chocolate.
Gonzalo.

Bubisher dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Puri.
De parte de todo el equipo del Bubisher.

Artistalight dijo...

Qué historia tan preciosa, me encantaría contribuir :) Suerte Bubisher!

Puri dijo...

Gonzalo y Bubisher, los besos de chocolate son los más dulces... Espero que este proyecto llegué a muchas muchas personas.

Artista, anímate a contribuir con nosotros. Los chicos del Sahara están esperando una monaña de libros. Besos.

Andri Alba dijo...

Hola, aunque ando fatal de tiempo, espero luego pasar y leer tu entrada. Un saludo cordial,

Andri