domingo, 28 de agosto de 2011

La noche de los murciélagos



Pincha para saber más sobre los murciélagos
 

Ayer fue la noche de los murciélagos. Salimos con los niños a dar un paseo nocturno, para enseñarles a apreciar a estos animalillos. Junto al río, los vimos pasar, con su vuelo rápido, sus aleteos nerviosos, esos repentinos cambios de rumbo que desorientarían al mejor aviador.

- Papá, papá, ¿y no chupan la sangre?

- No, hija no, estos no, son pequeños y se comen los bichitos que van volando.

Sin embargo, al volver a casa, llevábamos algo menos de sangre en nuestras venas: los murciélagos no se habían comido todos los mosquitos.



Pincha para saber más



* * * * *

Moraleja:
Aprendamos a conservar los murciélagos que nos libran de mosquitos.
Acabemos con los banqueros, esos sí que nos chupan la sangre.



Y una curiosidad:

¿Por qué los murciélagos beben de los espejos?

6 comentarios:

Rosa dijo...

Los murciélagos beben de los espejos por que la señal rebota en la superficie y se la devuelve confundiéndoles con el agua.
O beben de los espejos para verse por dentro...

Besos desde el aire

Puri dijo...

Rosa, me encantó tu teoría, beben para verse por dentro. Besos

Elysa dijo...

Pues mira no sé, les pasará como a mí que me fascinan los espejos. Y pobres murcielagos tienen mala fama y son de lo más pacificos.

Besitos

PD: Me uno a tu moraleja, estoy totalmente de acuerdo

Javier dijo...

Muy interesante el enlace ¿Por qué los murciélagos beben de los espejos?. Gracias a él, acabo de descubrir que nos parecemos mucho a los murciélagos; y no lo digo por nuestro aspecto físico (aunque algunos…), me refiero a que nosotros, al igual que ellos, no aprendemos de las experiencias frustradas.

Puri dijo...

Elysa, pobres murciélagos, con esa mala fama que tienen. No es que sean guapos, pero como todos los bichos tienen su función, su necesidad de ser y estar aquí.

Javier, deberíamos aprender, que por eso no somos murciélagos. Sí, hay que proponerse aprender de nuestros errores, para levantarse y seguir caminando hacia delante.

montse dijo...

Tal vez poniendo espejos ante los banqueros....Me gustan los murciélagos. Son discretos y muy enigmáticos. Y su GPS funciona mucho mejor que los nuestros, según he leído por ahí.