miércoles, 3 de agosto de 2011

Cigarrillos de chocolate

Ahora ya no venden cigarrillos de chocolate. O eso creo, porque hace mucho que no los veo por las tiendas de chuches. Encontré en una confitería de Lugo un paquetito que me parecieron cigarrillos, pero resulta que eran Chocolate Flavoured Crayonns. ¡Crayons, no cigarrillos!


 
Puede que no sea muy educativo un niño jugando a fumar, pero tampoco lo es aprender a matar y no por eso han desaparecido las pistolas de juguete. Nosotros no aprendíamos a fumar con los cigarrillos de chocolate, simplemente imitábamos a los mayores que fumaban, sus gestos elegantes, sus posturas, igual que copiábamos a los adultos cuando preparábamos y servíamos el café en tacitas o hacíamos comiditas en un puchero con cuatro granos de arroz. Yo nunca soñé con fumar al fumarme un cigarrillo de chocolate, pero me encantaba ponerlo entre mis dedos y luego entre mis labios y después quitarle el papel blanco para devorar el rico chocolate. Imagino a una niña de ahora fumando delante de su muñeca, está contemplando sus gestos frente al espejo, le arranca una calada al canutillo de chocolate, echa el humo lentamente, lo coge delicadamente con dos dedos… Ha visto a su madre hacerlo una y mil veces. Y de repente siente la mirada recriminatoria de su muñeca, la niña la mira, agacha la cabeza, un atisbo de vergüenza aparece en sus ojos. Mientras aplasta el cigarrillo para apagarlo, le dice a la muñeca: Este es mi ultimo cigarrillo, te lo prometo, voy a dejar de fumar. Lo haré por ti, no quiero morir envenenada y dejarte huérfana. Su madre la está observando con un cigarrillo en la mano – de los auténticos – y, sintiéndose culpable, lo apaga en la fregadera y se mete en la boca un chicle de nicotina.

9 comentarios:

Elysa dijo...

¡Cuantos recuerdos! nunca entendí que dejaran de venderlos, como tú bien dices ahí están las pistolas de juguete.
Buena reflexión, Puri.

Besitos

montse dijo...

Dejaron de venderlos mucho antes de prohibir el tabaco en sitios cerrados. Es algo surrealista.

TRABAJO ARTESANO dijo...

Bonitos recuerdos.

carlos de la parra dijo...

Me gustó mucho por chocolatoso.
El otro día ví en una tienda un chocolate para emergencias con una cruz roja el el logo para completarle su aspecto médicinal.
Con el chocolate no puedes falla'r.
En mis primeros micros tengo uno llamado muerte por chocolate de allá por el 2009, pudiése gustarte.

depropio dijo...

Tienes razón, Puri, nos hemos convertido en un sociedad imbécil. Lástima que no hicieran puros de chocolate...

Elisa dijo...

Je, je, cómo nos llevas a ese final tan bueno, de la muñeca regañando a la niña.
Un beso, Puri.

Puri dijo...

Veo que os he traído muchos recuerdos de chocolate...
Como dice Carlos, con el chocolate nunca se falla, ¿a quién no le gusta? A algún rarito, claro.
Por cierto, Carlos, déjame el enlace del micro.

Fernando, tú siempre a lo grande, un puro de chocolate...

Elisa, con todas estas campañas antitabaco, hay tantos niños que sufren porque sus padres fuman...

Acuática dijo...

A mí los cigarrillos de chocolate me gustaban menos que las monedas de chocolate, que siempre me han recordado a los cofres del tesoro de los piratas. Eso sí, lo de las crayons, me parece un puntazo. ¡Puedes pintar con chocolate! Jijijiji.
Besitos ^_^

Puri dijo...

Acuática, qué morro tienes, las monedas de chocolate eran las delicatesen... Mira, esas no han desaparecido, será que tenemos que seguir educando a los niños en el mundo del dinero y la codicia...