jueves, 17 de abril de 2014

Expiación






Y me gané el cielo tras probar las brasas del infierno de sus labios.



2 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Eso es que guardas buenos recuerdos aunque... duelan

Purificacion Menaya dijo...

La vida está hecha de buenos y malos recuerdos. Quien sabe si no estará con ella en el cielo... Unos labios ardientes son lo mejorcito ;)