sábado, 2 de noviembre de 2013

Trampa blanca



Ilustración de  Maroesjka Lavigne
Hace frío en este autobús. No solo por la nieve, es que la soledad me resulta todavía más heladora. Tras la tormenta de nieve, el autobús de este tour organizado ha quedado atrapado y no puede salir de esta trampa congelada. Hace un par de horas, el conductor bajó a pedir ayuda en la granja para limpiar la nieve. Transcurrió media hora, y como no regresaba, nuestro guía decidió ir a buscarlo. Tras diez minutos, la vieja cascarrabias del tercer asiento quiso averiguar por qué tardaban tanto. Cada cinco minutos, uno de los miembros de nuestra excursión se pone nervioso y considera que debe ir a buscar a los que han entrado antes. Ninguno ha vuelto. Uno tras otro, mis compañeros han sido tragados por ese negro umbral que me observa como un ojo diabólico. Ahora solo quedo yo en el autobús. El ojo me mira y a mi vez yo lo miro con la misma aprensión que si me acercara a un abismo por el que temo despeñarme a un fin seguro e ineludible. Al mismo tiempo parece querer convencerme de que en su seno encontraré la paz, el calor humano que buscaba cuando decidí apuntarme a este viaje organizado. Pero como siempre he pensado que todos morimos completamente solos, me quedaré aquí sentada esperando a la muerte blanca.     

* * *
Y en la noche del Día de los difuntos, no podía dejar de participar en el viernes creativo de el bic naranja. Pasa a ver más historias terroríficas, a morirte de miedo

7 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Buen micro, Puri y mucho mejor aún si consideramos la velocidad en la que lo creas y lo expones!

Me parece un ejercicio brillante, con un muy buen pulso narrativo, ajustadísimo al espíritu terrorífico de la pieza.

Un abrazo,

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Pedro, estos viernes creativos me estimulan mucho a escribir, la primera idea vino por la tarde y lo retoqué por la noche. un abrazo.

Miguel jiménez salvador dijo...

Helado me has dejado Puri, pero mira que yo lo que creo es que el resto del pasaje se ha ido quedando en la posada que hay quinientos metros más allá, al abrigo de la lumbre, con el pensamiento de "ahora voy a buscar a loas demás, ahora", je je, que también da miedo...

Abrazos.

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Miguel, recuperate con un chocolate bien caliente!!! Seguramente tienes razón y si fuera más valiente encontraría ella también el calorcito...

Miguel jiménez salvador dijo...

Te acepto el chocolate, venga.
Yo soy de los que piensan que los que permanecen, generalmente, tienen más valor. );-p
Abrazo calentito.

Towanda dijo...

Hola, Puri.

Como esas películas de terror que tanto me gustan... ¡Qué ritmo le imprimes a las palabras!

Felicidades, me quedo por aquí.

PD: Tienes chocolate calentito o café???

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Towanda, quédate todo lo que quieras y repite. Aquí siempre tendrás también para acompañar una taza de chocolate mágico. Con churros!!!
Besos de chocolate