viernes, 11 de febrero de 2011

Los Meacuerdos


Hace un par de semanas, Juan José Millás propuso como tema para los microrrelatos de los oyentes en su programa La ventana de la Cadena ser, que empezaran por "Me acuerdo de…"

Todos podríamos escribir nuestro propio libro de me acuerdo, como Georges Perec. Es verdad que con solo pensar la frase "Me acuerdo de..." te vienen a la cabeza un montón de recuerdos, las palabras me acuerdo van tirando del hilo de la memoria y va saliendo un meacuerdo y otro y otro... Ha tenido una buena respuesta por parte de los oyentes, seiscientos y pico relatos esta semana y trescientos y pico la anterior… Inundaremos a Millás y a Gemma Nierga de meacuerdos de infancia, de días que fueron y que ya nunca serán, de olores, de amores, de momentos que se nos quedaron prendidos en el corazón.

Me acuerdo de los meacuerdos, con toda su carga de nostalgia, que nos dejan un sabor dulce o amargo en el alma.

Aquí os dejo mis "meacuerdos", los he dividido en meacuerdos de verdad y meacuerdos inventados, los que podría escribir un personaje imaginario.

Primero, los de verdad:


Me acuerdo de hacer una barca cada mañana de domingo encima de la cama de mis padres, entre sus dos cuerpos, y de navegar en sus sueños.

Me acuerdo de los largos veranos de la infancia, en los que nunca me aburría.

Me acuerdo de las siestas que nunca quería dormir.

Me acuerdo de mi padre jugando conmigo a los gatitos encima de su cama, mi mejilla frotándose en su pata.

Me acuerdo de mi abuelo y sus paseos con el bastón por el interminable pasillo de su casa.

Me acuerdo de mi tía Tere y de sus casas de las tinieblas que nos esperaban a mí y a mis primos en la oscuridad de su dormitorio.

Me acuerdo de las excursiones domingueras al campo, y que cuando llovía comíamos dentro de los coches y nos pasábamos la comida de uno a otro por la ventanilla.

Me acuerdo de trozos de mi vida, como si fueran pedazos de pastel de chocolate.
 
Me acuerdo de todos los chicos con los que he bailado, y sobre todo, de ese que tenía los ojos azules…


Y los meacuerdos inventados:


Me acuerdo de los besos robados al timbre del instituto.

Me acuerdo de los meacuerdos que nos hacía escribir la profe de literatura, imitando a Perec.

6 comentarios:

Blanca Bk dijo...

Genial, jajaja. :)
Eso me Acuerda que hoy es el capicua del año, 11 del 02 del 2011....
jejeje. Besotes!!!!!!

Javier dijo...

¡Qué palabras más mágicas!, pero que peligrosas. Tienes razón, sólo con pronunciarlas empiezan a brotar meacuerdos sin parar y corres peligro de morir ahogado en ellos o en las lágrimas que casi siempre les acompañan.
Ah, eso sí, como buenas palabras mágicas su efecto es más bonito si son invocadas por una bruja; y que decir si ésta es de chocolate.

No Comments dijo...

Me acuerdo de... jeje Son buenos.

Un saludo indio

Puri dijo...

Blanca... ¡¡¡No me acordé del capicúa!!!

Javi, palabras mágicas que también nos arrancan una sonrisa...

No comments... ¿Te acuerdas de qué? Me has dejado con la intriga...

Puck dijo...

Me acuerdo... genial. Cuantos meacuerdos comunes que, sin embargo, tienen matices diferentes para cada uno. Por ejemplo el de esos veranos de la infancia o esas siestas que no queríamos dormir. Me ha encantado
SAludillos

Rosana dijo...

Puri me han gustado mucho los reales, porque dentro de las vivencias de cada uno luego hay me acuerdos que son míos también: yo tampco quería dormir la siesta, y que nido tan a salvo de todo era la cama de los padres. Realmente la infancia es el semillero de meacuerdos

Un abrazo