jueves, 17 de febrero de 2011

La mosca perezosa

Dibujo de la autora del blog y coloreado en photoshop por Elena


La mosca se montó encima de la pelota, para transportarse en ella sin cansarse, así no tendría que mover las alas. La pelota botaba y la mosca cabalgaba en ella. Luego empezó a rodar, y la mosca tenía que correr con sus cortas patitas para mantenerse encima de la pelota, como un equilibrista de circo, cada vez más rápido, cada vez más rápido. Tuvo que correr tanto que acabó agotada, más que si hubiera ido volando...

5 comentarios:

Torcuato dijo...

Me gusta el cuento y el dibujo.
La mosquita tuvo suerte, no terminó machacada contra el suelo.
Besos.

MA dijo...

Simpatiquísimo. El retrato tambien.

Puri dijo...

Gracias, me alegro que os guste.

Elisa dijo...

Qué bueno, Puri, es de los que gustan a niños y mayores, todo un mérito. Y además, con miga.

Un abrazo.

Puri dijo...

Elisa, me alegro que digas eso, a veces parece que la literatura infantil está reñida con los adultos, pero no tiene por qué ser así