viernes, 1 de enero de 2016

Despropósitos de Año Nuevo



Hace un par de años os felicité el año con una lista de Despropósitos, para compensar la cantidad de listas de propósitos de año nuevo que apestaban la red... Mi hijo Pedro hizo un par de dibujos para ilustrarlos y le propuse que hiciera un dibujo para cada uno y poder elaborar con ellos un librito. Por fin hemos conseguido entre los dos terminar este proyecto tras arduas negociaciones… 
Estoy muy orgullosa de los dibujos que ha hecho aunque él no estuviera muy motivado. Muchas gracias, Pedro, por este trabajo conjunto de madre e hijo.


Aquí os dejo nuestros Despropósitos de Año Nuevo:

10 comentarios:

Patricia Richmond dijo...

¡Es precioso! Mi enhorabuena a los dos. Con ese equipaje, seguro que vuestro año va a estar repleto de maravillosos despropósitos.
Un beso más para la mochila.

Purificacion Menaya dijo...

¡Gracias Patricia, guardo tu beso en la mochila! Y te mando uno para ti también.

Arte Pun dijo...

Una idea estupenda Puri y Pedro. ¡Enhorabuena!
Me encantan los libros ilustrados.
Como aún no me atrevo a tirar el reloj, os acompañaré a la Luna...
Besos

Helena Martínez dijo...

Enhorabuena por este trabajo tan bonito. Felicidades a la madre y al hijo!!!
Ah!!! Y que 2016 sea un buen año para todos!
Un besazo!!! Helena

Purificacion Menaya dijo...

Gracias, José Luis, los relojes también va a ser algo difícil para mí, pero en la luna, nos vemos!!!!

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Helena, Feliz año a todos también de nuestra parte. ¡Besotes!!!!

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Eso es explotación infantil :-P
Yo sólo he hecho uno este año. De momento lo cumplo.
Y lo bueno es que este año ya sólo puede mejorar.
Salud.

Miguel Ángel Aguado dijo...

debidamente compartido en las redes, espectacular

Purificacion Menaya dijo...

Jaja, Miguel Ángel, eso debe pensar él, aunque ya no es un tierno infante... cuando empezó a dibujar esto tenía 15 años y ahora ya va camino de 16.
Este año a mejorar, desde luego. Un abrazo

Purificacion Menaya dijo...

Gracias, Miguel Ángel Aguado, un abrazo.