domingo, 24 de enero de 2016

Adiós, David



Fotografía de Ralph Gatti



We can be heroes just for one day.
He will be heroe for ever…


La oscuridad y la luz, él podía ser eso.  Podía mirarnos con un ojo azul y otro oscuro y maligno. Podía sonreír con un pellizco de maldad. Podía arañar el paraíso y bailar en el infierno. Viajaba por el espacio y contemplaba el planeta azul mientras tomaba sus píldoras de proteínas. Podíamos perdernos con él en el laberinto, aunque quisiera raptar a nuestro hermano, o quizá mejor si lo hacía. Era el camaleón que cambia de color con la luz y con los tiempos, pero no para mimetizarse sino para destacar entre las estrellas. Escuchaba sus canciones, en cassettes que ya se han borrado. Las tarareaba con mi primo, tumbados en la cama, aun a sabiendas de que nosotros no seríamos héroes, ni siquiera durante un día. O quizá sí: éramos héroes los dos o tres minutos que duraba la canción.

* * *
David Bowie murió el 10 de enero de 2016. Esto lo escribí el 11 de enero cuando me enteré de la noticia y no lo había puesto por aquí, quiero que esté en esta bitácora. Un duro golpe para todos los que lo admirábamos. Preparó su muerte salvaguardando su intimidad, Pero nos dejó un último disco, donde muere y renace para todos nosotros. 

2 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

No era ni un desconocido para mi ni era su fan numero uno. Pero reconozco que hemos perdido mucho talento y mucha personalidad el día que falleció Bowie.

Purificacion Menaya dijo...

Sí Miguel Ángel, grande muy grande