lunes, 15 de septiembre de 2014

El primer dilema




Como un bigote a lo antiguo, debajo de la nariz, bien negro y recto: así le gustaría que le creciera. Con un bombín y el bastón, le iba a sacar unas risas al abuelo, que es un fan de Charlot. Pero esos pelillos suaves, entre rubios y castaños, que sombrean su labio superior… ¡vaya ridiculez! Papá le ha dicho que cuando quiera le enseña a afeitarse, pero que se lo piense, porque cuando uno empieza, es la faena de todos los días, menudo engorro. Por eso sigue ahí, frente al espejo, dudando entre hacerse hombre de una vez, o mejor esperar un poco más. 

* * *
Para Relatos en Cadena

9 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Las dudas que todos hemos tenido. Es muy ameno y visual tu micro. Me ha gustado mucho.
Besicos muchos.

Rafa Olivares dijo...

La gran duda. ¿Cuándo empezar? Nadie ha escrito todavía un manual que lo aclare. Precioso Puri.

Luisa Rodríguez G. Novelúa dijo...

Muy tierno, Puri. Un beso.

Asun dijo...

Un enfoque muy tierno para la frase de la semana.
Felicidades Puri, por varias razones, cumple y premio del certamen Cuentagotas.
Abrazos.

Elena Casero dijo...

Da gusto leer la cantidad de ideas y situaciones que surgen de la misma frase. Es para pensárselo, lo del bigote, digo.

Un abrazo

Juan Antonio dijo...

Pues qué bonito el relato. Está lleno de ternura y de dudas que has conseguido que hagamos nuestras. Yo le diría que no se afeite, que para crecer siempre hay tiempo. Mucha suerte para el próximo :)

Vicente F. Hurtado dijo...

Hermoso, Puri.

Yolanda dijo...

Ayyy, me ha recordado la pelusilla que empieza a aparecer debajo de la nariz de mi hijo, jajaja
muy tierno, Puri.
Un abrazo.

Purificacion Menaya dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, esto del bigote es un buen dilema, sí. Como Yolanda, yo también tengo un adolescente que me inspira... ;)