sábado, 3 de agosto de 2013

My song



Al principio parecía que llovía. Pero quizá solo llovía en mi corazón. Y sin embargo no era más que música. El saxofón siempre estiraba tu pequeño cuarto de adolescente y el piano lo recorría de puntillas, prometiéndonos en voz baja que algún día viajaríamos por Europa, kilómetros y kilómetros de vías de tren, con una mochila y poco dinero. Era nuestro sueño, viajar juntos. Tarareaba y tú soñabas, tumbado a mi lado. Tenías montañas de discos y me  ponías las últimas novedades, nadie sabía tanto de música como tú. Las melodías me atrapaban y se asentaban en mi memoria sin nombre ni apellidos. Tú les ponías nombre a sus intérpretes, a los títulos de las canciones, para que yo los olvidara. A veces estábamos muy cerca, pero al final siempre nos alejábamos, sin saber muy bien quién de los dos huía. Entre nosotros flotaba esa canción, la única de la que recuerdo su nombre y que esponjaba nuestro horizonte.

Hoy he visitado a tus padres, he entrado después de tantos años en tu habitación. Ya no estaban tus discos ni tus libros, pero las paredes guardaban esa canción y ha vuelto a sonar en mis oídos. Nunca escapamos juntos, pero hoy My song me ha subido al tren de la melancolía y me ha puesto alas para reunirme contigo.

* * *

Otro viernes creativo con Fernando Vicente en el bic naranja, este fue el micro con el que participé. Esta vez había que escribir una historia inspirada en una canción elegida por uno mismo. Pásate por aquí para escuchar otras canciones y otras historias.

5 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Precioso Puri, una maravilla de melodía y de micro. Enhorabuena. Este viernes nos hemos paseado por el bic naranja las dos.
Beicos muchos.

Ricardo Corazón de León dijo...

No sé si el micro es tuyo o de ese Fernando Vicente, en cualquier caso a mí, como lector, me da igual.
Solo quiero dejar constancia de lo maravilloso que me ha parecido.
No sé qué acompañaba más si el teclado del piano, el del ordenador o el del saxo. Pero ha sido una conjunción magnífica. Menudos frutos ha dado.
Supongo que el micro es tuyo Puri pero no lo tengo muy claro, con el párrafo que pones al final.
En todo caso, ese es el resultado de mi lectura.
Volveré a pasarme por aquí en un bic naranja. Me gusta la música y me gustan los buenos cuentos. Me alegro de haber descubierto este lugar.
Te publicito por todas partes, empezando por google+
Un abrazo.

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Nani, me gustó mucho tu micro de los pájaros de barro. Estoy segura que con el soplido de un niño, esos pájaros volarán hasta la puesta de sol.

Gracias Ricardo, y más gracias por la publicidad. El micro es mío, tenías razón, no quedaba muy claro con lo que puse, ahora lo he corregido. En el bic naranja encontrarás más historias de otros autores, magníficas también.

Nieves Martinez Menaya dijo...

llevo varias décadas escuchando esta canción, casi a diario. Y ahora , leyendo este precioso relato, la has traído intacta a mi memoria. un beso gracias

Purificacion Menaya dijo...

Es una preciosidad de canción, yo desde que la volví a oír ayer la llevo en la cabeza todo el día. ¿La tocas al piano?