sábado, 1 de septiembre de 2012

Olas de verano




imagen de la red


Había huido de la ola de calor a Mallorca, pero ni siquiera las olas del mar eran capaces de aplacarla. “En resumen, el siguiente paso será conseguir una condonación de la pena”, le dije a mi socio desde la playa por el teléfono móvil. Al colgar, el bronceador había dejado su grasa en la pantalla y mis huellas dactilares se marcaban claramente en ella. El móvil estaba tan pringoso como los billetes que nos entregó el carnicero para pagar su fianza. Miré el mar sin verlo, recordé el olor del crimen que impregnaba aquel dinero, y una ola de nausea me atrapó. Había huido también de mi lujoso despacho que, bajo sus brillos, destilaba la mugre del dinero sucio, pero mi socio me devolvía a él con un toque de teléfono. Él carecía de problemas de conciencia. Deseé que el mar, con una ola gigante, barriera mis escrúpulos.

* * * 

Mi participación en el concurso de relatos de abogados del mes de agosto.

5 comentarios:

Petra Acero dijo...

Buen micro de abogados, Puri. Un mundo un poco complicado este del derecho, pero los micros son una buena fuente para desmitificar ese entorno gris.
Suerte.

Un abrazo.

Puri dijo...

gracias Petra, son seres humanos y no siempre tan grises, pero la verdad es que no tienen buena prensa.

Elysa dijo...

Buen micro de abogados, me asombro al ver algunos como este tuyo tan bueno a pesar de la dificultad e las palabras impuestas.

Besitos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

El de los abogados es un concurso difícil por lo puñetero de su elección de palabras.

Este micro tiene la virtud de que las palabras impuestas -que no conozco- no chirrían, no se notan.

Buena participación, Puri.

Un saludo,

Puri dijo...

Elysa, Pedro, es un concurso difícil, sí, pero esta vez las palabras cuadraron sin demasiado esfuerzo. LAs palabras eran bronceador, socio, fianza, condonación.
Besos