domingo, 4 de enero de 2009

Deseos para el año nuevo. Manuel Vicent


Lo primero que suelo leer los domingos en el periódico es la columna de Manuel Vicent, esa mezcla onírica de razón, pasión y melancolía, con su particular ironía algunas veces, y hoy me he encontrado con una acertada disertación sobre el paso del tiempo, veloz como consecuencia de lo rutinario y repetitivo, por eso me han encantado sus mejores deseos para el año nuevo:

Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño.

Su artículo completo podéis leerlo aquí

No hay comentarios: