miércoles, 22 de mayo de 2013

La casa roja en la III Microquedada















Estas son las fotos de mi micro tuneado que hice para la III Microquedada. La tarjeta se despliega en una casa. En el sorteo, se lo llevó José Luis Sandín. Me prometió que pondría dentro a los personajes de la historia, un par de muñequitos, chico y chica. Aunque se puede leer en las fotos si pincháis para ampliar, a continuación os dejo el texto del relato todo seguido:


La casa roja

La casa roja guardaba un secreto.
Todos los chicos del barrio lo sabíamos.
Pero ninguno se atrevía a cruzar el umbral para desvelarlo.
Nunca vimos a nadie entrar, ni salir.

A pesar de ello, no parecía abandonada: puertas y ventanas como nuevas, cortinas tras los cristales, geranios con flores rojas. Alguien rompió un cristal de una pedrada, y al día siguiente el cristal estaba cambiado.

Aposté ante todos que esa tarde entraría en la casa roja. El beso de Lucía sería mi recompensa: ella me creía un cobarde.

Los cobardes tienen suerte, pensé. Y abrí la puerta de la casa roja. Sin llamar.
Lo primero que vi fueron las baldosas, recién fregadas. Me limpié los zapatos en el felpudo que me decía Bienvenido.

La casa estaba vacía. No se oía ningún ruido. Si hubiera habido arañas, las habría oído tejer su tela en los rincones. Silencié mis pies sobre las baldosas. No quería despertar a los fantasmas.
La puerta se cerró tras de mí, sin sonido. Sentí la compañía de ausencias olvidadas.
Y aunque supe que no podría salir ni por puertas ni ventanas, no tuve miedo.

Solo añoraba el beso que Lucía me había prometido. Tanto pensar en ella, convoqué su presencia. Temblando, Lucía me dio el beso. Yo salí de la casa con el humo de la chimenea.
Lucía quedó encerrada allí para siempre.
Ella es quien friega cada día el suelo.
Quien limpia los cristales de las ventanas.
Quien riega los geranios.
Nadie ha vuelto a verla nunca más. 

7 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Un lugo y...... otro poco de envidia más.
Joooo!

Arte Pun dijo...

Lástima que el humo haya echado por tierra una casi perfecta historia de amor. Pobre Lucía, espero que algún día un príncipe se digne a besarla de nuevo y desahuciarla para siempre de su cárcel roja.

Gracias por compartir parte de tu microquedada, fue un placer.

Un beso

Rosa dijo...

Jolines Puri, el tuneo estaba genial, pero la historia es buenísima, me gusta mucho.

Gracias por todo, me lo pasé pipa.
Besazos desde el aire

joseluis dijo...

Un abrazo, Puri. Menos mal que le sacaste fotos desde todos los ángulos.

Muchas gracias.

Un beso :-)

Juan Luis López dijo...

Que chulada!!! el año que viene nada de sorteo yo salgo el primero y escojo directamente :)

Besos!

Lola Sanabria dijo...

Pues yo que Lucía le daba una patada a la puerta y me iba a vivir mi vida sin fregoteos.

Si llego a ver este tuneado lo mango directamente. Una belleza.

Triple de abrazos.

Puri dijo...

Me parece, Lola, que en estas casas encantadas la cosa no es tan fácil como dar una patada, espero que no te pille una nunca, jeje.
Ah, tramposilla, pues ahora lo tiene José Luis, y bien custodiado.
Besos y retriples abrazos