viernes, 15 de agosto de 2014

Relatos con banda sonora: La chica de Ipanema


Bajo el tarareo sensual de La chica de Ipanema, surgieron dos relatos musicales:



Encantadora de serpientes
Empieza a tararear esa canción en la cocina, la que me vuelve loco entre sus labios, esa que susurra con voz de ola; los pies embrujados me conducen por el pasillo, atraídos por su vocecilla, y al entrar en la cocina el volumen es un pelín más intenso, pero mantiene esa inocencia que enreda mis sentidos; mientras ella rebana los calabacines, le acaricio la espalda y exclama: ¡Déjame, tonto…! Ya no soy más que una serpiente encantada ante sus ojos brillantes, que con el calor de un beso la desarma de cuchillos de cocina y la viste de escalofríos.

La chica del verano
Corría por la orilla con pasitos saltarines y yo la perseguía, la adelantaba, e improvisaba una voltereta solo para oírla decir: “¡Mira que eres bobo…!”, con esa risa que ni los duendes sabían imitar. 
Atrapábamos lunas menguantes… Nos amábamos con el vaivén de las olas… 
Pero septiembre se la llevó con el paso de las golondrinas. Su ausencia devora mis noches y en la claridad del alba, las cortinas hinchadas por el viento se disfrazan con su aroma y susurran sus mudos “te quiero”. Abrazado a ellas nuestro amor vuelve a danzar, con su cadencia ondulante, una y otra vez.  


6 comentarios:

Elena Casero dijo...

ay, la chica de Ipanema. Has encontrado la sensualidad entre las letras y los sonidos.

Me gusta mucho el primero.

Un abrazo

comparte+ dijo...

Me gustan mucho los dos. Limpios y sensuales al mismo tiempo. No sobra ni falta nada. Buenos finales. Me encanta como escribes!!! Virginia

Pedro Herrero dijo...

Dos textos unidos por una misma idea de sensualidad, abiertos a la seducción sin más preámbulos. Más epidérmico el primero, más nostálgico el segundo. Muy evocadores los dos.

Purificacion Menaya dijo...

Gracias por vuestros comentarios, aparte de la sensualidad que evoca la canción, traté de imprimirle ese ritmo...Besos de chocolate

Anita Dinamita dijo...

Hale, Puri, ¡qué bonitos! Es que qué canción, ¿verdad?
Me gusta mucho cómo están escritos.
Besazos

Purificacion Menaya dijo...

HOla Ana, es una canción preciosa y encantadora que te lleva y te lleva, así que me entraron ganas de escribir