lunes, 29 de abril de 2013

La princesa obesa





Ilustración de Petra Steinmayer



Esto era una princesa
que se sentaba a la mesa
y solo comía y comía,
y los labios se relamía…

Tragaba tanta comida
que se pasaba la vida
entre fuentes y pasteles,
sin juegos ni cascabeles.

Un día entró en la cocina
comió toda la cecina,
garbanzos un gran puchero,
y pidió más al cocinero.

Siguió con los macarrones
y seis cajas de bombones,
se tragó un buey entero,
y pidió más al cocinero.


Tras un postre de diez tartas
sus tripas no estaban hartas,
engulló un huerto de fresas
y mil natillas espesas.

Eso no fue suficiente
para sus hambrientos dientes,
la despensa dejó sin bien
y al cocinero agotó también


Como un globo se engordó
y en la puerta se atascó:
ni hacia delante ni hacia atrás,
no pudo salir nunca más.

Durmió y vivió en la cocina,
entre azúcar y harina,
en la puerta atrancada
cual mosca en la mermelada.

Le puso el cocinero
un régimen muy severo:
una hoja de lechuga
y filete de pechuga.

Para postre una fresa
saboreaba la princesa;
¡Estaba tan deliciosa,
ligera cual mariposa!

Fue así como adelgazó
y de la puerta al fin salió.
No volvió a comer tanto
para no volver a ese espanto.

El rey estaba contento,
pues su hija comía con tiento.
Y este cuento se acabó
con fresas y mucho sabor.




Ilustración de Pedro Rovira Menaya


* * *

El viernes 26 de abril estuve en el colegio Mateo Valero de Alfamén, charlando con los chicos sobre mis cuentos. Para los niños de infantil y primero de primaria, preparé el jueves este cuento-poesía de La princesa obesa. Es la continuación del cuento que el monstruo protagonista de Monstruo, ¿vas a comerme?,  comienza a contar al niño cuando este le pide un cuento con sabor a fresa... 
Espero que os guste (la fresa, el cuento y la princesa).
La primera ilustración pertenece al cuento Monstruo, ¿vas a comerme?  ilustrado por Petra Steinmayer. El último dibujo es de mi hijo Pedro.

La crónica del encuentro con los chicos subirá por aquí cuando me envíen las fotos.


11 comentarios:

Juan Luis López dijo...

jejeje, chulismo!

Un besazo!!!

Rosa dijo...

Jjajaja a régimen como yo. Genial Puri.

Besos desde el aire

Rocío Romero dijo...

Dice Irene (con sus dedos):
"que rima mucho y que es muy bonito"
y Aitor (con los suyos):
"me gusto mas el del dragon pero este tambien me ha gustado mucho"

Puri... te aseguro que las tildes no me las he comido yo ;-)
Muchas gracias guapa, besos y enhorabuenas (muacks)

Cabopá dijo...

Te aseguro amiga Puri que este cuento poema no dormirá ni vivirá en la cocina, porque es tan lindo y tan bien hecho que puede servir para animar a comer bien y la escuela es un buen sitio para campañas así.

Felicidades por esta idea tan bonica. ¡Ah, tu hijo es un artista!

Besicos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Es muy bonito el cuento, seguro que los niños lo disfrutaron mucho. Enhorabuena a tí y a tu hijo Pecdro, es muy bonito el dibujo.
Besicos muchos.

Carlos de la Parra dijo...

Quizás deberían decirles la verdad en las escuelas acerca estragos que causa la obesidad.
Unas buenas peliculítas de terror acerca de diabetes, hypertensión y bloqueos cardiacos promoverían el hábito de la dieta sana.
Yo desde que las ví limito la visita a mis barras de chocolate y a los dulce a un par de veces a la semana.
Es peor el horror de quedar conectado a una máquina de diálisis.

Blanca Bk dijo...

Jajajaja!! Qué bueno Puri, pobre princesa!! ;) Muy buenos días!!! :D

Ángeles Sánchez dijo...

Entonces ¿habrá una segunda parte del cuento?, lo digo porque a mis hijos les encantó (y a mí tambien, claro)

Besos

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

¡¡Muy bonito Puri!!
Vengo del blog de Cabopá, me ha dejado tu enlace, tienes unos libros preciosos. Yo solo he publicado uno, pero me encantaría poder publicar un segundo...
Me gusta mucho el dibujo de tu hijo, es lindo.
Me añado a tus filas y espero seguir leyendote.
Un abrazo fuerte, desde mi Librillo

Ricardo Corazón de León dijo...

Qué atracón. Buena poesía y mucha alegría en la panza y en el corazón.
Un abrazo, Puri.

Puri dijo...

Me alegro que os hayási dado un atracón con la princesa, y que os hayáis reído un rato.

Rocío, dile a Irene que vaya preparando una rima para que se la coma el monstruo. Y a Aitor, pues que sí que el dragón mola mucho más, tiene razón. Por cierto mira a ver si les das más de cenar para que no se tengan que comer las tildes, jeje ;) O si no cuéntales un cuento muy largo para que se lo coman palabra a palabra.

Ángeles, no hay segunda parte del cuento, pero por lo menos he completado ese que se queda sin terminar en el cuento dle monstruo.

Besos a todos y gracias por pasar a "comer" a mi princesa