viernes, 28 de diciembre de 2012

Documentales pedagógicos


Dibujo de mi hijo Pedro


Igual que lo hacen las ballenas, Agustín vuelca la cabeza para atrás y resopla el refresco en un vistoso surtidor naranja. La madre salta de la silla: “¡Pero qué haces, cochino, mira cómo me has puesto…!”. El vestido está chorreando; el camarero esconde una sonrisa tras la bandeja plateada, pero servicialmente se apresura a atenderla: “Enseguida le traigo un quitamanchas”. “¡Quitaniños, es lo que yo necesitaría, ayer fue el batido de chocolate…!”, rabia ella fulminando al chico con la mirada. El camarero mira la televisión, recuerda el río Mara del día anterior y piensa: mañana toca documental de llamas andinas…

* * *


Este es un relato para ReC que he reciclado de nuevo por aquí y que he llevado al vendaval de microrrelatos humorísticos que organiza Escuela de fantasía. Pasad por allí a leer relatos de humor y animaos a dejar el vuestro. Otra manera de celebrar los Santos Inocentes.

6 comentarios:

CDG dijo...

Ya me contarás qué tal las llamas...
Divertido relato, sí señora.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Jejejejeje lo que se aprende en los documentales...

Besos y feliz 2013 desde el aire

Sara Lew dijo...

Muy divertido, sí. Y muy bien acompañado con el dibu de tu hijo.
Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Je, je, je. ¡Qué bueno, Puri! De solo pensar en haberle hecho algo así a mi madre, no hubiese llegado vivo a estos comentarios.

Muy bueno.

Un abrazo y feliz año nuevo.

Amando García Nuño dijo...

Al menos, si ponen un documental sobre el cerdo ibérico, le podéis hacer choricito al niño. Un abrazo.

Puri dijo...

CDG, las llamas imagínate, yo siempre me acuerdo de Tintín y el capitán Hadock...

Rosa, los niños aprenden de todo y no tiene idea buena, jeje

Sara, el dibu del chico es lo mejor. Si hasta se sale de la pantalla!

Pedro, las madres ladran, pero no muerden...

Armando, mientras no se ponga el niño a hacer chorizos...

Un abrazo a todos