lunes, 30 de julio de 2012

Renacimiento



Abrió la ventana y encontró la vida. Encontró la vida en el viento que soplaba sus cabellos, en el olor a hierba recién cortada, en el vuelo de los pájaros, en el calor del sol sobre sus párpados. Recordó que aquel invierno había estado muerta. Ahora renacía y para celebrarlo, envió su sonrisa al mundo a lomos del viento. 

4 comentarios:

Arte Pun dijo...

Genial Puri, con tan solo tres líneas llegas perfectamente a los sentidos. Me gustó todo, pero me quedo con el final, se siente cabalgar sobre el viento.

Gracias, besos.

Elysa dijo...

Es todo un canto a vivir.

Besitos

carlos de la parra dijo...

Renacer, y estar conciente de ello debe ser un placer exquisito.
Un poco así como despertar y recordar que vives y
ver tu propio ser caminar hacia la cafetera y efectuar los rituales del café que te reconvierte en algo más allá de un cuerpo aún a medio dormir.
No soy yo mismo hasta ingerir el segundo.

Puri dijo...

Cabalga sobre el viento, Arte Pun, en libertad y lleno de vida.

Elysa una canto a la vida sí y al sentirla en la piel.

Carlos, lo mejor del renacer es ser consciente de ello.