lunes, 16 de diciembre de 2013

Para encontrarme


Esta mañana no me encontraba a mí misma.

Y tuve que buscarme entre las arrugas de las sábanas, en el poso de mi último sueño, en las esquinas de un viaje imaginario, en mis labios secos bajo el grifo del lavabo, en el espejo del baño, vacío. Hasta que llegaste tú y me prestaste tus ojos.


6 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Hay muchas lecturas en este texto. No salen más que historias de ellas. Me gustó mucho, muy sugerente

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Luisa, me alegro de haberte provocado muchas historias.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Coincido con la valoración de Luisa, la riqueza de esta pieza reside en sus múltiples lecturas, que nos llevan desde el amor hasta la dependencia sistémica.

¡Buen trabajo, Puri!

Un abrazo.

Tramos Romero dijo...

Te acabo de conocer y me quedo, coincide que participamos en viernes creativos de Fernando Vicente.

Hasta que.....
me parece soberbio¡¡, te felicito de corazón

Besos muchos ♥♥

Purificacion Menaya dijo...

Gracias Tramos, es un gran lugar de encuentro el bic naranja de Fernando.

Purificacion Menaya dijo...

Pedro, a veces no dependemos solo de una persona sino de "el otro", cualquiera que sea ese otro, como si los demás fueran los que nos dieran la existencia.