martes, 12 de abril de 2011

Para Yuri, desde el planeta azul




El día en que Yuri Gagarin contempló la Tierra desde la ventana de su astronave, pensó que estaba soñando. No podía imaginar que fuera tan hermosa. "La Tierra es azul", dijo. Y más tarde añadió: "Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos". Quién le iba a decir a él que un día se asomaría a una ventana y vería la Tierra como quien contempla la Luna desde su casa. Ese cambio de perspectiva le cambió también a él. Al ver la Tierra así, se dio cuenta de lo lejos que estaba de su hogar, de su tierra. Sintió el vértigo de saberse solo, el único hombre que había salido a dar un paseo por el universo. Solo, pero con un montón de miradas del mundo puestas en él. Y aquella belleza, aquella soledad, le arrancaron más de una lágrima. Yuri se llamaba. Un bonito nombre. Como la Tierra. Como la Luna. Todos lo recordarían. Pero nadie hablaría de su soledad.


*  *  *  *  *

Gracias a san Google por recordarnos todos los aniversarios.  Hoy hace 50 años del primer hombre que viajó al espacio. Si queréis saber cómo se enteraron los soviéticos del viaje de Yuri Gagarin, pichad aquí.

6 comentarios:

Merce dijo...

Supongo que el ver la Tierra desde esa perspectiva debe recordarnos lo insignificantes que realmente somos.

:-)

Puri dijo...

Sí, Merce, pequeñitos como microbios. Aunque alguno si se viera ahí igual se pensaba que era poderoso como dios, o que tenía el mundo en sus manos...

Manuel dijo...

Puri. Gracias por tu visita a mi blog. Me encantaría hacer un intercambio de libros contigo. Mi email está arriba del blog. Si me mandas mensaje miramos como hacer el trueque.

MA dijo...

¡Tuvo que ser la hostia (con perdón)!

NiñoCactus dijo...

Y yo que miro la Luna y siento lo mismo que Yuri..., ¿será que soy de allí?
;P
Abrazos sin gravedad

Puri dijo...

MA, una experiencia increíble, sí... Qué envidia!

NiñoCactus, sí, la luna también nos produce esos sentimientos.