martes, 23 de diciembre de 2008

Pócima de Navidad



La bruja de chocolate nos envía
esta pócima de navidad:
champán con burbujas de alegría
y cuatro pizcas de felicidad,
un corazón tierno y dulce
con muchas dosis de paz,
y amor concentrado y espeso
que nos desborde de verdad.


Pon la música que más te guste
cuando la vayas a tomar
brinda con tus amigos y familiares
por este año y el que vendrá.
Y no olvides las palabras mágicas:
¡Feliz Navidad!


P.D.: Seguramente mi odiosa bruja de chocolate diría: ¡Maldita Navidad!

3 comentarios:

Airam Hesse dijo...

Curioso, tu brujita de chocolate diria lo mismo que yo...no me gusta nada la navidad, que pena que se pìerda la ilusión con los años, pero te haré caso cuando brinde.
Feliz navidad y año nuevo a ti tambien.

Puri dijo...

A la bruja de chocolate le gusta la Navidad: comerse los reyes de chocolate, y los papá Noel que cuelgan del árbol, le gustan los regalos, la alegría de los niños y de esos mayores que aún les brillan los ojos estos días. Pero como las brujas hablan al revés, lo bueno es malo, el amor es odio, lo que más les gusta lo odian, en vez de enamorarse se enamodian... Así que Feliz Navidad acaba siendo para ella: ¡Maldita Navidad, odiados enemigos!
No perdamos la ilusión de la Navidad: como en toda ilusión buena parte de ella hemos de ponerla nosotros.

Lola Sanabria dijo...

Yo me quedo con tu odiosa bruja. La Navidad es una fiesta religiosa cargada de nostalgias, cuando no, penas.

Aun así, ¡feliz Navidad!