lunes, 3 de noviembre de 2008

La gallineta, para Gustavo Aimar




Gustavo Aimar, para celebrar el segundo aniversario de su blog de ilustración, nos propone en su bloganiversario dos realizar una versión del dibujo de un pájaro, con una ilustración o un texto.


Pasaros por su blog y por el bloganiversario dos para ver los estupendos trabajos que por allí llegan.



Le he enviado la gallineta de arriba con la siguiente historia, que se me ocurrió nada más ver su pájaro de dos cabezas:



La gallineta


La gallineta encontró un agujero en el corral. Por allí podía escapar, ¡por fin, la libertad!
Pero cuando miraba a través del cercado, no sabía adonde ir.
En el norte hacía frío, en el sur calor.
En el este países de leyenda, en el oeste monstruos horripilantes.
Iba hacia delante y le daba un pánico infernal, pero si volvía atrás, encontraba el aburrimiento mortal.
Se quedó dando vueltas y más vueltas en el gallinero, sin saber qué hacer.
Desde el agujero se veía, muy lejos, la playa y el azul del mar. Y su corazón aventurero se preguntaba:


¿Qué habrá más allá del mar?


Pero el mar era imposible, pues la gallineta no sabía volar.


Por fin se atrevió a una cosa: ¡se atrevió a soñar!


Y voló para adelante
y voló para detrás
y flotaba sin esfuerzo,
y corría sin parar…


Vio pájaros, gatos y torres,
vio campos, vio rosas, vio amores,
vio un mundo nuevo
que la esperaba sin miedo.


Y descubrió que la vida,
la de verdad, estaba afuera.


Al despertar, sus patitas
la llevaron fuera del corral.


Allí encontró éspigas de trigo,
la envolvió el perfume de la flor,
y supo en ese momento
que daba igual norte que sur,
este que oeste,
lo único que importaba era andar.

1 comentario:

Nelly Alvarez Aranda dijo...

Que historia más linda escribes. Y es verdad, lo importante es caminar para no dormirse en el camino, porque hay muchas cosas lindas que ver, aprender y compartir.