domingo, 11 de mayo de 2008

Desayuno en la terraza


Me encantaría tener una casa con una terraza grande, creo que es el único defecto de nuestra casa. Tengo que conformarme con nuestra miniterraza de estilo conventual, con un murete demasiado alto y dos columnas de ladrillo que dejan tres ventanas al aire, donde dos macetas de pensamientos, unas caléndulas que trajo mi hijo del colegio y unas florecillas silvestres de color lila nos alegran la vista. La terraza es diminuta, cuando nos sentamos los cuatro no podemos ni movernos, pero aquí estoy desayunando en ella, haciéndome la ilusión de que me encuentro en una isla de paz entre el triste hormigón de la ciudad, viajando por el cielo azul que diviso por las ventanas, entre las nubes soñadoras. Además estoy sola, leyendo el periódico y saboreando unas tostadas, ¿qué más se puede pedir? Disfrutar estos momentos de primavera en que el sol nos regala ese bienestar perezoso y tranquilo, y respirar el ambiente limpio por las lluvias de ayer es algo que no debemos desaprovechar.
Un par de horas más tarde, una luz más gris llega a través de la ventana de mi estudio, el cielo se ha cubierto de nubes y ha ocultado el sol. ¿Lloverá? No lo sé, pero al menos he disfrutado de ese cálido momento de una mañana de primavera al aire, un desayuno en mi terraza, ese tesoro que tengo guardado para los fines de semana. Quien no sabe encontrar estos tesoros, no sabe vivir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Purificación, el día del libro compre Mounstruo ¿Vas a comerme?. Me lo firmaste, y te comente que quería leer tu libro porque estaba trabanjando con mis chicos los miedos. Esta semana se lo conté. Disfruté muchisimo y se lo pasaron muy bien. De parte de mis chicos y mia. Muchas gracias.
Cristina. CRA Vicort-Isuela

Puri dijo...

Hola Cristina, bienvenida al rincón de la bruja.
Me alegro que os gustara el cuento. Pásate por aquí con los chicos siempre que quieras.

Anabel dijo...

Hola Puri,

Me alegra mucho que una maña pase por mi blog, encima si es escritora ya es todo un lujazo. Vivo en Lérida desde hace años, pero soy de Huesca de toda la vida y de corazón, así que nos une nuestro amor por escribir y una tierra, casi nada, hay matrimonios con menos puntos en común.

Admiro a los que escriben literatura infantil, yo también lo he intentado, pero he de reconocer que es un género muy difícil, y mira que me atrevo con todo, es lo que tiene ser ignorante.

Tienes razón: no vive quien no sabe disfrutar de los pequeños tesoros cotidianos. Mi piso está muy bien, pero tiene un gran defecto: no hay terraza donde disfrutar con unas buenas tostadas...

Me encantan tus caraplatos. He de leer tus cuentos y tus libros, he de aprender de los profesionales.

Gracias por haber pasado por mi blog, ha sido toda una sorpresa. Sólo por curiosidad, ¿cómo has llegado a mi blog?

Te espero.

Anabel, la Cuentista